Bastia, Córcega

Pin It
Antes de perderse entre la maquia, los puertecitos y las aldeas de Cape Corse, merece sin duda una parada Bastia, que junta la vitalidad de un puerto traficado con la paz de un pueblo que, encerrado entre el mar y su promontorio rocoso, no tiene ningun objetivo a expanderse en anónimos tentáculos residenciales de localidad de veraneo.

Durante muchos siglos la ciudad quedó para los corsos como símbolo de la ocupación genovesa, sin embargo en la Place Saint-Nicolas una enorme y pomposa estatua de Napoléon vestido de emperador romano recuerda el “reciente” asentamiento de los franceses en la isla. La plaza, estatua a parte, es muy bonita: luminosa, rodeada por palmeras, es el punto de encuentro ciudadano por la tarde y por el domingo, cuando hay el mercadillo de anticuario semanal.

Precisamente Bastia no es una ciudad de arte donde perderse por iglesias y museos, sino que está para ser aprovechada callejón por callejón, plazita por plazita, largo las caladas del puerto viejo, en el interior de sus característicos barrios históricos, que de todas formas hospedan algunos hermosos monumentos. Como la barroca église Saint-Jean-Baptiste (aquella con los dos campanarios simétricos) en Place de l’Hôtel-de-ville, en el barrio de Terra Vecchia, el más antiguo de Bastia; esta plaza, llamada también Place du marché, hospeda también el mercado ciudadano diario, óptima ocasión para hacer compras gastronómicas y alimenticias.

Mientras en el barrio de Terra Nova, la ciudadela fortificada, se pueden visitar la Cathédrale Sainte-Marie, l’église Sainte-Croix (que guarda el famoso Cristo Negro celebrado en procesión el 3 de Mayo) y el Museo de etnografía corsa, en el interior del Palais des Gouverneurs.

Dando vueltas por los alrededores, a muy pocos kilómetros a sur de la ciudad se extiende la Reserva natural del Estanque de Biguglia, destino cada año de muchas especies de aves migradoras. El estanque es muy bonito y merece sin duda una visita o alguna relajante sesión de birdwatching, mientras en alta temporada se puede evitar sin gruesos arrepentimientos la sobredificada playa de la Marana, la franja de arena que separa el estanque del mar abierto, etapa “útil” justo en caso de crisis de abstinencia de bronceado.

Musée d’Etnographie Corse, Place du Donjon

  • Abierto todos los días
  • Horario de verano:
  • Junio: de las 9.00 a las 18.30
  • Julio y Agosto: de las 9.00 a las 20.00
  • Horario invernal:
  • De Septiembre a Mayo: de las 9.00 a las 12.00 y de las 14.00 a las 18.00

Hotel Consigliati

La Pinède

La PinèdeLa Pinède se encuentra entre el mar y las montañas en la carretera costera de las Îles Sanguinaires. Dispone de habitaciones insonorizadas con aire [...]

Cala di Sole

Cala di SoleEl Cala di Sole está situado en una zona tranquila frente al mar. Ofrece unas vistas magníficas al golfo de Ajaccio, una playa privada y una piscina [...]

Auberge du cheval blanc

Auberge du cheval blancEste hotel se encuentra en el centro de Ajaccio, a pocos metros del puerto, y ofrece aire acondicionado, terraza y restaurante tradicional. El Auberge [...]

Hotel San Carlu Citadelle

Hotel San Carlu CitadelleEl San Carlu se encuentra en el corazón del casco antiguo de Ajaccio, junto a una fortaleza del siglo XV y a 50 metros de la playa de Saint François [...]

Mercure Ajaccio

Mercure AjaccioEste hotel se encuentra frente al golfo de Ajaccio, cerca de las Iles Sanguinaires y del puerto deportivo de Amirauté. Ofrece bonitas habitaciones co [...]

Hôtel Fesch

Hôtel FeschEl Hôtel Fesch se encuentra en el centro de Ajaccio, a solo 5 minutos a pie del puerto de ferris y a 500 metros de la playa. Sus habitaciones dispone [...]

Castel Vecchio

Castel VecchioEl hotel Castel Vecchio pone a su disposición encantadoras habitaciones con balcón privado, situadas en el corazón de Ajaccio. El hotel se encuentr [...]