Costa Occidental

Pin It
Muy abrupta, ofrece algunos grandes golfos y numerosas calitas más o menos alcanzables. La maravillosa Reserva de Scandola, por ejemplo, es alcanzable sólo vía mar con excursiones organizadas desde Calvi, Porto, Cargése, Sagone y Ajaccio. Caracterizado por una escasa accesibilidad es también el Golfo de Girolata que está abajo, que sin embargo además que por mar se puede también alcanzar caminando desde Col de la Croix con una hora y medio de caminata bien recompensada por la delicia del golfo, aunque en alta temporada pierda algo de su fascino.

Puerto, quizás menos atractivo de otras ciudades para el veraneo asentado, constituye sin embargo un punto de salida estratégico tanto para alcanzar la Reserva de Scandola y el Golfo de Girolata, como para conocer el interior.

Entre las aldeas de Ota y Evisa se encuentran hermosísimos puentes genoveses perfectamente guardados y visibles desde la carretera, como el Puente de Pianella, o, como el Puente Zaglia y el Puente Vecchju, alcanzables con breves y agradables paseos en las golas de la Spelonca, largo el trecho del Sendero Mar y Montes Norte que une Calenzana con Cargése. Avanzando hacia el Col de Verghio y el corazón de Córcega se encuentra el pueblito de Evisa, inmerso en los castañedos; cada año hospeda una renombrada fiesta de la castaña.

En cambio volviendo hacia la costa otro escorzo muy hermoso es el ofrecido por las Calancas que dominan la aldea de Piana, una sugestiva composición de piedra y viento clasificada como Patrimonio mundial de la Unesco. Algunos senderos panorámicos se desentrañan en el medio y alrededor de este bosque de piedras; para informaciones sobre los recorridos pueden dirigirse a la Oficina Turística de Piana. Desde Piana además se pueden alcanzar en coche las playas de Ficajola (con un último trecho recorrible en 10 minutos de camino) y de Arone.

Más a sur merece una mención Cargése, colonia griega en tierra corsa que se remonta al 1774, cuando una comunidad de griegos de Mani (la península central del Peloponneso) escapando de la ocupación turca encontraron acogida por los genoveses, que los llevaron en estas tierras de su dominio en ese entonces. En realidad el primer asentamiento fue en Paomia, no lejos de Cargése, pero cuando, en 1731, a los desterrados griegos se les ocurrió de expresar su reconocimiento a Génova apoyandola contra la insurrección de los corsos, los vecinos autóctonos no se la tomaron muy bien, saquearon la ciudad y los griegos tuvieron que reparar en masa en Ajaccio.

Sólo después se establecieron en Cargése, antes de un segundo exilio de Ajaccio después de nuevas hostilidades entre griegos y corsos; más tarde una parte de estos griegos dejó definitivamente las costas corsas para Argelia, pero esta es otra historia, quien tuviese curiosidad y quisiera saber más puede leer las maravillosas páginas de sir Patrick Leigh Fermor, que en Mani, entre otras cosas que han tribulado la áspera península griega, cuenta con pasión y también con una sutil dosis de cariñosa ironía, esta historia de migraciones también, de vida y de guerra, luego terminada en algo más que una pacífica convivencia.

En fin, el hecho es que ahora de aquella antigua hostilidad en Cargése no ha quedado alguna huella y lo demuestran precisamente las dos iglesias, una de rito griego-ortodoxo, la otra de rito latino, que representan de la mejor manera esta feliz comunión. Los golfos de Sagone y Tiuccia están bien servidos por estructuras hoteleras, restaurantes y bares, sin embargo los dos pueblos no se distinguen particularmente. Muy hermoso en cambio es su interior y algunos sus remotos y aislados pueblitos en medio del verde, como Orto y Soccia.

Mientras en el abrupto trecho de costa entre Cabo de Feno, hermosísimo promontorio con torre genovesa anexa, y Punta de la Parata, en frente de las Islas Sanguinarias, más a sur, se encuentran algunas calitas muy hermosas y algo menos frecuentadas con respecto a las del Golfo de Sagone y del Golfo de Ajaccio. Con excepción del Anse de Minaccia sin embargo, las otras se pueden alcanzar sólo caminando desde Punta de la Parata, donde se puede llegar cómodamente también con el autobús desde Ajaccio; desde la Parata comienza un paseo agradable y sin dificultades, que ya en poco más de una hora les permitirá de llegar a las primeras calas, la Anse de Minaccia y Cala di Fico.

El recorrido sigue por Cabo di Feno con otra hora de camino, sobre un sendero fácil pero algo más salvaje. Para volver a encontrar las grandes playas arenosas habrá en cambio que regresar hacia Ajaccio y en particular hacia los lados oeste y sur del homónimo golfo (quizás evitando la anónima y turística Porticcio) donde se encuentran las hermosísimas playas de Ruppione y de Verghia, con arenas blancas y mar cristalino.

Estos pequeños golfos están vigilados por tres torres genovesas, construidas sobre otros tantos pequeños promontorios de hermosísimas vistas panorámicas que merecen ser conquistadas con breves paseos: la Torre de la Isolella, la Torre de Punta di Castagna y la Torre de Cabo di Muro.
El alternarse de hermosas calas continúa en el Golfo de Valinco, con la playa de Cupabia y las de Taravo y Tenutella, alrededor de Porto-Pollo, quizás algo menos frecuentadas de la de Campitellu; superada Propriano otra hermosa playa se encuentra en Portigliolo y es muy gracioso el pueblito de Campomoro, que cierra el golfo. Más a sur, los puntos más bonitos de la costa son los que están alrededor de Tizzano y en particular el sitio protegido de Roccapina con sus esculturas graníticas naturales.

Para ver en el interior


En Cupulatta

Centre d’élevage et de protection de la tortue. Primero en su género en toda Europa, este parque natural de dos hectáreas hospeda hasta 3.800 tortugas de diferentes especies, muchas de las cuales raras o en vía de extinción.

Instituido en 1965 por Philippe Magnan y abierto al público en 1998 junto a un grupo de voluntarios, acoge cada año muchísimos visitadores, desde las familias a las comitivas escolásticas, a los investigadores que en el parque encuentran un útil instrumento para el estudio de estos increíbles animales. Para llegar tomen la N193 desde Ajaccio en dirección de Corte; el centro se encuentra en localidad Vignola y está abierto todos los días desde Abril a Noviembre; los horarios de apertura desde Junio a Septiembre son 9:30-19:00, en los restantes meses 10:00-17:30.
Para informaciones: http://www.acupulatta.com/

Filitosa

Lo que viene justamente considerado uno de los sitios prehistóricos más sugestivos de toda Europa encierra los testimonios de ocho milenios de historia humana en Córcega. Los repertos más hermosos son los grandes y misteriosos monolitos de granito que se remontan al período megalítico.

El sitio se puede alcanzar en coche desde Ajaccio, desde el que está lejos unos cincuenta kilómetros, o desde Propriano, a 20 kilómetros; sin embargo no está servido directamente por ningún autobús de línea, pero se puede tomar un autobús de la línea Ajaccio-Porto Pollo y bajar a la parada más cercana, para luego recorrer caminando los pocos kilómetros que quedan.
Para informaciones: http://www.filitosa.fr/

Sarténe

Enterrada el hacha de guerra de las venganzas internas que la han caracterizada hasta el 800, ofrece ahora a los visitadores la paz de sus callejones y de sus casas en piedra y su cercanía al mar la convierte en un lugar ideal donde estanciar, moviéndose luego hacia las playas o hacia el interior para excursiones diarias.

Hotel Consigliati

Résidence Calaluna

Résidence CalalunaEl Résidence Calaluna está situado a sólo 50 metros del mar, en el puerto pesquero de Tizzano, y ofrece piscina con vistas al mar. Los apartamentos [...]

Hotel Des Roches

Hotel Des RochesEl Hotel Des Roches, situado en Sartène, una de las localidades más antiguas de Córcega, es el punto de partida ideal para descubrir los sorprenden [...]

Rossi Hôtel Fior Di Ribba

Rossi Hôtel Fior Di RibbaEl hotel Fior di Ribba, situado en Sartène, a 10 minutos en coche de la playa de Valinco y de Propriano, alberga una piscina al aire libre y una terr [...]

Hôtel San Damianu

Hôtel San DamianuEl hotel San Damianu se encuentra sobre el golfo de Valinco, a 10 km del mar. Ofrece vistas al mar, a las montañas y al pueblo de Sartene. El San Da [...]